“Godzilla” presente en el Salón Internacional del Automóvil de Sao Paulo 2014

La leyenda mundial automotriz, el Nissan GT-R, es uno de los atractivos del stand de la marca durante la 28ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Sao Paulo 2014.

Apodado “Godzilla” por la prensa especializada, el Nissan GT-R es un símbolo de deportividad y exclusividad sobre ruedas. Quienes estén dispuestos a echar un vistazo de cerca al ‘monstruo’ podrán visitar el stand de Nissan en el Centro de Exposiciones Anhembi del 30 de octubre al 9 de noviembre.

El vehículo súper deportivo se fabrica exclusivamente en la planta de Nissan en Tochigi en Japón, con una producción limitada a mil unidades mensuales.

El motor V6 doble turbo de 3.8 litros entrega 545 caballos de fuerza y ​​es ensamblado de principio a fin en un área limpia especial por técnicos especialmente entrenados, en un proceso similar a la construcción de una central eléctrica

Una placa de aluminio se añade a la parte delantera de cada motor que muestra el nombre del “Takumi”, una palabra japonesa que significa artesano.

El modelo 2015 exhibido durante el evento tiene una serie de novedades tales como una configuración de suspensión para proporcionar un manejo suave, un diseño mejorado con faros LED, además de extremos delanteros y traseros renovados.

El interior cuenta con nuevos materiales para resaltar el acabado de primera calidad del modelo y mejorar el aislamiento de ruido dentro de la cabina. El nuevo equipamiento incluye un tablero de instrumentos con acabado tipo carbono y la cancelación activa de ruido Bose® que está ajustado para reducir los sonidos pujantes del motor mediante la adición de un segundo sonido diseñado específicamente para cancelar el primero, para una experiencia de manejo más agradable.

El Nissan GT-R también cuenta con el sistema Bilstein® DampTronic, que ajusta los amortiguadores para ofrecer niveles de agarre excepcionales y respuesta de manejo progresivo al límite.

Se pueden seleccionar tres modos de suspensión: Confort, Normal y R. Los mismos modos también están disponibles para el Control Dinámico del Vehículo (VDC, por sus siglas en inglés) y para el cambio de velocidad de la transmisión.

Bajo la cajuela, el motor V6 VR38DETT de 3799-cm³ tiene una potencia de 545 caballos de fuerza y ​​64 kgfm de par, de 3,200 a 5,800 rpm. Está respaldado por una transmisión avanzada de doble embrague secuencial de paddle desplazado de seis velocidades, que puede ser seleccionado por el conductor para cambiarla a velocidades tipo coches de carreras.

Una leyenda nacida en la década de 1960

El primer GT-R, que significa “Carrera de Gran Turismo” en inglés, fue presentado por Nissan en febrero de 1969, como una versión de alto rendimiento del Skyline sedán.

Los ingenieros de Nissan decidieron equipar un modelo de producción con un motor de alto rendimiento – un motor de 2 litros, seis cilindros, 24 válvulas que entrega 160 caballos de fuerza y ​​18 kgfm de par – y crearon el Skyline GT2000. El tren de potencia era muy similar al del GR8 que equipó el vehículo de carreras R380 hecho por Prince, una empresa integrada con las operaciones de Nissan en 1960 que fabricó el Skyline.

Después de eso, el Skyline GT-R se convirtió en una leyenda al permitir una velocidad máxima de 200 km/h, anotando 50 victorias en los autódromos durante dos años y diez meses, convirtiéndose así en un icono en la historia del automovilismo japonés. Como resultado, en esa época era común escuchar que “el único rival de Skyline es Skyline”.

Después de una pausa de 16 años, el nombre GT-R fue revivido en 1989 con la octava generación de Skyline (R32). Con un motor de seis cilindros, 280 caballos de fuerza de 2.6 litros, tenía un sistema de control electrónico de tracción total, convertidor de par, y suspensión multienlace en las cuatro ruedas. En ese momento, dominó el campeonato japonés de automóviles, ganando todas las carreras en las que participó.

El GT-R actual de Nissan ya no lleva el nombre Skyline. Es un modelo completamente nuevo, aunque hereda algunos de los rasgos de su predecesor como la guía aérea, el motor de doble turbo y sus luces traseras redondas de diseño exclusivo, conforme a lo solicitado por el CEO de Nissan, Carlos Ghosn. Ahora está equipado con el VR38, un motor en V de seis cilindros.

La prensa especializada lo apodó ‘Godzilla’ por su desempeño ‘monstruo’ en la pista y su país de origen.

Anteriormente comercializado solamente en Japón, la marca decidió convertir el GT-R de Nissan en un modelo global con su lanzamiento en Estados Unidos en 2008 y en Europa en 2009. En ese momento, estableció un tiempo de vuelta récord de 7’38” en Nürburgring, el circuito de carreras más desafiante y de renombre en el mundo, casi dos segundos por debajo de su principal competidor.